Brettensuite

Brettensuite es una serie de 20 esculturas realizadas por Herbert Nouwens. El conjunto del trabajo conforma un diálogo con los diferentes paisajes de Brettenpad desde el año 2015.

“La relación entre entre la escultura y su entorno es de vital importancia para mí; Es por ello que deliberadamente selecciono lugares a lo largo tanto del carril bici  como de los senderos para caminantes,que necesitan un punto de referencia.

Este recorrido de 7 Kms. comienza en Westerpark, en el Amsterdam central y recorre la estación de tren Sloterdijk hasta un entorno natural en las afueras de la ciudad. He colocado las esculturas relacionándose entre ellas, inspirandome en suites que corresponden a piezas musicales del Siglo XVII de J.S. Bach, que forman a su vez una serie de danzas” – Herbert Nouwens

Location: Amsterdam – Halfweg
De libre acceso

Photography: Piet Koster

Brettensuite, una impresión de primavera

Ocho de la mañana, a finales de Febrero. El ferry está lleno de ciclistas, que después de un parón por un  gran embotellamiento, van a Westerpark. Me recuerda a las fotografías de Amsterdam de los años cincuenta. Largas filas de trabajdores portuarios de camino al trabajo. Pedaleaban porque no tenían dinero para un automovil; nosotros pedaleamos porque el coche se hecho inutil en la ciudad.La hilera de ciclistas penetra en el Westerpark; se dirigen ha Sloterkik. Nunca me dí cuenta de que ésta parte de Bretten fuera una ruta de cercanías tan importante. En Westerpark los ciclistas están acompañados de corredores de todas las formas y colores. Y también de naturaleza urbana, criando garzas en  nidos altos en los árboles de la isla, … periquitos de  cola anillada,Gaviotas que buscan comida cubren los campos de hierba. En el Waternatuurtuin hay un tunel que conduce al parque infantil Het Woesle Westen. Alli descubro las primeras esculturas de Herbert Nouwens. Estan a ambos lados de la entrada al tunel, como recios centinelas  A pesar de su tamaño, las esculturas están presentes de modo inconfundible. Apenas destacan; encajan  bien con las grandes piedras del ecopasaje que debe guiar a los animales a través del tunel. Encajan bien con el hombre moreno que salta con entusiasmo. Estas esculturas tienen  tamaño humano y formas orgánicas, al igual que el Westerpark en sí.En la humedad del jartín la cerceta llama, escucho la risa de un pájaro carpintero verde. Este lugar es el perfecro. La ruta de Bretten está marcada con puntos verdes en el asfalto. Sigue los puntos y pedalea entre los huertos y la  parte trasera de inhóspitos asentamientos de oficinas camino de Sloterdijk. Ciclistas que fluyen, corredores corriendo. Pájaros del bosque que cantan desde las huertas, tordos músicos,petirrojos, el rey del invierno. un gavilan caza entre los árboles. Veo la escultura de Nouwens en el borde las huertas sólo en el último instante. Esa gran modestia de nuevo; sin gestos descarados, sin mirarme, simplemente una incorporación, un acento para aquellos que miran en la buena dirección.que quieren descubrir algo. Y a la vez un punto comun para los huertos, una bomba de pueblo que encontramos en un arbol enmohecido Me impresiona enormemente la antigua villa de Sloterdijk. Aquí hay una escultura que parece el tocón de un arbol en el tronco de una gigantesca higuera de la selva tropical. La escultura se encuentra en el agua y se une al aliso, al álamo y a las zanahorias alrededor. En ésta mañana algo brumosa, la escultura le confiere al lugar una atmósfera mística; orgánica y fuera  de  éste mundo. Un hermoso contraste con la sombría escultura de madera “Oda al granjero desaparecido” de Karel Gomes situada a veinte metros de distancia. Luego el Arlandaweg, Vela derecha; camino demasiado  ancho entre la no muy elegante escuela y edificios de oficinas.Curioso, el viento siempre en contra; una sensación de desánimo se apodera del ciclista. Nouwens ha puesto aqui sombra, figuras angulares que acentuan el sentido práctico del ambiente.No podras ser más feliz.

Después de  Sloterdijk todo el mundo desaparece  de repente y solo estás tú con los puntos verdes del asfalto y los coches que circulan por Haarlemmenweg. El ruido  del tráfico nos recuerda el mumullo del mar.Una alegre pirueta de Nouwens cerca de los terrenos deportivos hace que el estado de ánimo que hizo mella en Arlandaweg, se aclare de nuevo. Los Bretten se convierten en más salvajes y desconocidos hacia  el Oeste. En las zanjas, grillos, patos copetudos buceadores y somormujos.Los Goldheads de Mummant están justo encima del tráfico. El fósil rueda a lo largo del carril bici.Las esculturas se convierten en guías en el solitario páramo. Guias camino de la costa; hacen que el espacio, càsi amenazador sea más intimo. Son menos en número. La ciudad está detrás de nosotros. En Halfweg, la última escultura me despide.Las dunas nos hacen señas.

Remco Daalder 3/3/2015

Haga clic en el icono de pantalla completa en la parte superior derecha del mapa para abrir el mapa en GoogleMaps.